Loeb, ni el subcampeonato

La entrada post fue originalmente publicada en this site

Definitivamente, no ha sido un buen final para Loeb en su etapa en el WTCC. Todas las circunstancias se han unido hoy en su contra para impedirle lograr el subcampeonato, un premio menor, sí, pero que al menos le permitía mejorar la clasificación lograda en su primer año y le daba la ‘honrilla’ de derrotar a su compatriota Yvan Muller.

Sin embargo, todo se puso del lado del cuatro veces campeón del mundo. Para empezar, la eliminación de los dos pilotos que tenía por delante en la arrancada. El Chevrolet de Tom Coronel ‘moría’ antes de empezar la carrera con un problema mecánico que le obligaba a salir desde el pit lane. El Chevrolet del poleman, John Filippi, aguantó algo más, aunque había arruinado su carrera desde el semáforo verde, al anticiparse a la salida.

Un accidente entre D’Aste y Catsburg en las primeras curvas provocó la entrada del coche de seguridad y en la resalida un toque entre Filippi y Muller a punto estuvo de arruinar la carrera del francés. Sin embargo, consiguió controlar el latigazo que provocó el golpe en su Citroën y mantener la plaza respecto a Ma, que no osó inquietar al francés en las vueltas restantes.

Loeb, ni el subcampeonato

Muller suma la sexta victoria de la temporada, el piloto que más ha ganado después de López, aunque su irregularidad le ha impedido estar peleando por el campeonato. El argentino nunca estuvo en la pelea en la carrera final ya que una mala salida le relegó a la duodécima plaza en el primer paso por meta desde la que se limitó a completar la carrera (terminó octavo) como si de una gran vuelta de honor se tratase.

Michelisz, campeón del trofeo de Independientes

El pupilo de Loeb en su equipo privado, Mehdi Bennani, tampoco tuvo mejor suerte. Necesitaba batir al Honda de Michelisz para llevarse el trofeo de independientes pero el húngaro se había estado reservando para ese momento y no iba a dejar escapar su segundo título.

Además, se convirtió en el verdugo del propio Loeb ya que la tercera plaza que finalmente ocupó el piloto de Honda era lo que necesitaba el francés para lograr su objetivo, pero esta vez el Citroën no fue lo suficientemente rápido para superar al coche japonés.

En Twitter: @Quique_Naranjo

Suscripción a Marca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *